Galería de la Academia y barrio de los Medici

David

La Galería de la Academia y su David de Miguel Angel, son sin duda uno de los puntos de referencia en cualquier visita a Florencia que se precie. Y hablar de Miguel Angel y de Florencia es sin duda hablar de la familia Medici.

Por eso, puestos a elegir dos nombres propios asociados a la historia de Florencia nos quedaremos con estos dos: Medici y Miguel Angel.

El primero, el de una de las dinastías mas importantes no solo de la historia de Florencia, sino de la historia de toda Europa, dinastía que ha dado a la historia de Occidente Reyes y Reinas  y varios Papas, con algunos de los pontificados más tormentosos.

El Segundo, Miguel Angel, un nombre indisolublemente ligado a la historia del arte, uno de los más grandes artistas, y cuya obra y vida, la mitad de la cual transcurrió aquí estarán siempre unidos al nombre de esta ciudad.

Por lo que podemos afirmar sin duda que esta Florencia que hoy es conocida por su inigualable belleza no sería la misma sin estos dos nombres. Y dado que pocos rincones de la Florencia historia no tienen algo que ver con estos dos nombres propios, vamos a seleccionar, algunos de los que tienen un componente más fuerte en relación a esta familia y al inigualable artista florentino donde no podemos dejar atrás sin duda el famoso David.

Y vamos a sumergirnos en un tour que nos va a llevar por algunos de los rincones más hermosos de esta ciudad, y realizando un paseo que nos permitirá conocer algunos de los rincones que llevan el sello de esta famosa dinastía, en el así llamado Barrio Medici, como su imponente residencia, Palacio Medici o San Lorenzo, iglesia de familia, y una de las grandes creaciones del genial Brunelleschi y donde por supuesto dejo su huella “Il divino Michelangelo ¨.

Conoceremos así la Galería de la Academia, museo famoso mundialmente por  custodiar uno de los orgullos de la ciudad, un icono de la historia del arte, el David de Miguel Angel, pero que también alberga otras importantísimas obras del Divino, como los esclavos, esculturas que tenían que formar parte de el monumental mausoleo del Papa Julio II y que nos revelan la peculiar relación que Miguel Angel como escultor tenía con la piedra. Pasar por este museo cambiará completamente la percepción que podamos tener de la obra de este grandísimo artista.

La sorpresa de Florencia que se renueva en cada viaje. La pequeña Golfo Arno tan bueno “mal” iluminado en la noche en las orillas de los ríos, la línea siempre dorado de los palacios, el despliegue de las calles, la claridad de los detalles, la claridad del cielo y perfiles.
(Ennio Flaiano)

 

¿Te gustaría visitar Florencia de la mano de un guía autorizado?

Los políticos nos obligan a molestarte con la obviedad de que esta web usa cookies. Si continuas navegando, aceptas dicho uso. Más información | Cerrar